top

Noticias

Te informamos

Subvenciones, ayudas, toda la actualidad de AltEnergy, ... Te mantenemos informado.
Recibelas directamente suscribiéndote a nuestro newsletter.
08-05-2017

AEROTERMIA, ¿LA ENERGÍA DEL FUTURO?

Funcionamiento y principales ventajas

Como sabemos, el funcionamiento de la bomba de calor aerotermia consiste en absorber y recuperar la energía del entorno del aire y transferir el calor al circuito evaporando el gas refrigerante que contiene (normalmente R-410A) y, por los cambios de estado del refrigerante, (gas-líquido) absorbemos el calor que hay en la calle para introducirlo en la vivienda mediante sistemas de radiadores (preferiblemente de baja temperatura) o suelo radiante, por ejemplo. Además, también permite hacer el ciclo contrario y conseguir un servicio de refrigeración, bien con suelo refrescante o con fan-coils. Con esto, la única energía eléctrica que necesitamos es la que consumirá el compresor de la unidad.

Las bombas de calor aerotérmicas, poseen un rendimiento muy alto. El COP máximo (Coefficient of Performance) o coeficiente de funcionamiento, está entre 4 y 5 o superior en condiciones ideales, dependiendo del fabricante,  quedando la relación de energía consumida en un 25% del suministro eléctrico, y el 75% restante obtenido de la energía del aire. Aunque esto vendría dado por diferentes factores, como el rendimiento de la máquina y las temperaturas exteriores. Como todas las bombas de calor, la aerotermia, es un sistema ideal para climas templados, ya que, parar la obtención de calor, su rendimiento disminuye a medida que la temperatura exterior disminuye.

Llevando la teoría a un caso real, podemos referirnos a un estudio realizado por Toshiba. En el mismo, se comparaba la aerotermia con calderas de gas natural y gasóleo, dando como resultado un coste de la calefacción por m2 y año con aerotermia de entre 3,6 y 3,9 euros. En el caso de las calderas de condensación sería de unos 5€ y en lo referido a las calderas de gasóleo, el rango de precios estaría entre 7 y 9€ por m2/año, dependiendo de la antigüedad de la misma. Con esto, tomando como ejemplo una vivienda unifamiliar de 180 metros cuadrados de clima continental, la calefacción por aerotermia consumiría al año 6.667 KWh, lo que supondría un coste anual de 687 euros, en el que se incluyen los costes fijos de la factura eléctrica con una tarifa de discriminación horaria. La misma vivienda, con una caldera de condensación de gas, consumiría anualmente 20.747 KWh, con un coste de 937 euros anuales (tras gastar 2.300 m3 de gas). Mientras, una caldera de gasóleo consumiría entre 2.154 y 2.619 litros de combustible para generar entre 21.930 y 26.677 KWh, con un coste que oscilaría entre 1.293 y 1.572 euros.

Según la directiva europea 2009/28/CE de energías renovables, si los equipos de aerotermia logran “una producción final de energía que supere… el consumo de energía primaria necesaria para impulsar la bomba de calor”, pueden ser considerados energía renovable (dicha afirmación se ha confirmado en la actualización de la Directiva de 23 de febrero de 2017). Uno de los objetivos de esta directiva es que, en el año 2020, el 20% del total de la energía consumida en la UE provenga de fuentes de energía renovables. Como consecuencia, se están presentando incentivos y subvenciones para la instalación de este tipo de bombas de calor.


¿Tienes un proyecto, necesitas más información? No dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Te informamos

Suscríbete

Subvenciones, ayudas,... Te mantenemos informado de todos los recursos a tu disposición, asi como de nuestra actualidad.